En su ya lejana juventud, los viejos del palco eran aficionados al modelismo (estático y militar para ser exactos). Una cosa lleva a la otra, y... +/- Leer más
el modelismo les llevó a la revista "Military Modelling". Un día, motivados por sus aficiones y alentados por una moderada consumición de cerveza, publicaron un anuncio en dicha revista pidiendo gorras militares de cualquier parte del mundo. Durante unos años cambiaron prendas de cabeza (así se les llama a lo fino) con gente del Reino Unido, Polonia, Nueva Zelanda, Australia y otros exóticos parajes. Si bien sus achaques no les permiten continuar con figuras y maquetas con el ritmo y dedicación que a ellos les gustaría, todavía, de vez en cuando, despliegan sus archiperres bajo la luz del flexo y se ejercitan en tan noble afición. Lo que sí que han conservado y mantendrán hasta el último de sus días es esa persistente manía de pedir a todo el que conocen (o no) que les traiga una gorra militar de su destino de vacaciones, trastero a vaciar o casa de sus abuelos a derribar. En este blog se recogerán pensamientos repentinos, ideas (las más de las veces descabelladas), vivencias publicables y se compartirán con la audiencia las adquisiciones gorrísticas (o de gorra) acumuladas a lo largo de tantos y tantos años. Y por qué no, alguna que otra figura recién pintadita, antes de que el polvo cubra sus detalles.

jueves, febrero 07, 2008

apología del calvados

Para el que no lo sepa (y el que lo sepa que le aproveche, pero yo lo cuento), el calvados es al coñac lo que la sidra es al vino, estableciendo la misma correspondencia entre la manzana y la uva. ¿Confuso? ¿Antes de probarlo? Esperad a después.

Exquisito licor que os recomiendo a todos, no dejéis de probarlo, sobre todo si, un día, tenéis la oportunidad de catar uno de esos elaborados artesanalmente, allá en las granjas de la Normandía más oculta del bocage, prohibidísimos por las autoridades fiscales y sanitarias (por ese orden).

Su delicado y a la vez contundente sabor, el aroma a manzana que desprende la botella nada más abrirla, y esa sensación cálida que recorre vuestra garganta y conforta vuestro estómago después de un abundante almuerzo os cautivarán para siempre.



Blasón del departamento de Calvados (Francia), vía wikimedia

4 comentarios:

  1. Y ese escudo? de donde es? mucho "Si a la vexilología" pero que hacemos con la heráldica?

    anda... anda... que no andas na...

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay el paaaayo! Que ti voy acel un pidido.

    ResponderEliminar