En su ya lejana juventud, los viejos del palco eran aficionados al modelismo (estático y militar para ser exactos). Una cosa lleva a la otra, y... +/- Leer más
el modelismo les llevó a la revista "Military Modelling". Un día, motivados por sus aficiones y alentados por una moderada consumición de cerveza, publicaron un anuncio en dicha revista pidiendo gorras militares de cualquier parte del mundo. Durante unos años cambiaron prendas de cabeza (así se les llama a lo fino) con gente del Reino Unido, Polonia, Nueva Zelanda, Australia y otros exóticos parajes. Si bien sus achaques no les permiten continuar con figuras y maquetas con el ritmo y dedicación que a ellos les gustaría, todavía, de vez en cuando, despliegan sus archiperres bajo la luz del flexo y se ejercitan en tan noble afición. Lo que sí que han conservado y mantendrán hasta el último de sus días es esa persistente manía de pedir a todo el que conocen (o no) que les traiga una gorra militar de su destino de vacaciones, trastero a vaciar o casa de sus abuelos a derribar. En este blog se recogerán pensamientos repentinos, ideas (las más de las veces descabelladas), vivencias publicables y se compartirán con la audiencia las adquisiciones gorrísticas (o de gorra) acumuladas a lo largo de tantos y tantos años. Y por qué no, alguna que otra figura recién pintadita, antes de que el polvo cubra sus detalles.

martes, septiembre 28, 2010

yo iría

a la huelga del próximo 29 de septiembre. Y lo pongo en condicional porque si no voy es por la sencilla razón de que no estoy convocado, que si no...



Creo que las cosas sólo pueden ir a peor para los trabajadores españoles y que es necesaria una acción contundente para parar los pies a quien gobierna de verdad: "el mercado".

La trayectoria de los sindicatos de clase españoles está llena de claroscuros, pero siguen siendo la única herramienta constitucional que les queda a los trabajadores para la defensa de sus intereses. Todos nos hemos sentido alguna vez traicionados por ellos (y más casi los que hemos estado dentro, a cualquier nivel), pero sus intervenciones han salvado el culo de más de uno de nosotros, tanto a nivel individual como en las negociacones colectivas. Pongamos todo eso en una balanza y veremos que el resultado no es tan negativo.

El no actuar ahora, ante el ataque que suponen las medidas del gobierno para la reforma del mercado laboral, supone condenar a los que se incorporen en el futuro al mismo a hacerlo en unas condiciones netamente peores que las anteriormente existentes. ¡Esto va en contra de nuestros propios hijos! Al final vamos a consentir entre todos que la próxima generación se consolide como la primera en la historia reciente que vivirá peor que las anteriores.

No se si la huelga general podrá solucionar algo, pero está claro que es el momento de echarse a la calle y dejar claro que éste no es el camino, que las crisis las provocan unos y las pagan otros, y que lo que no es de recibo es socializar las pérdidas y privatizar los beneficios (es que me encanta la frase).

En cuanto a la actuación del P (el resto de las siglas han perdido los escasos vestigios que quedaban de su vigencia o su significado) en el gobierno, mejor no la comento, porque el médico me ha recomendado no sulfurarme (sulfatarme tampoco).

3 comentarios:

  1. ¡ Nosotros vamos!!!

    Y a la manifestación por supuesto. Aunque sea en el peor momento, con las cosaas nada claras, con los sindicatos haciendo el cabestro... está claro que sentarse en el sofá con una mano en el mando y otra en la barriga y quejarse y quejarse hasta que llegue la hora de acostarse, no es solución.
    Quizás esta huelga tampoco lo sea, seguramente no lo sea, pero por lo menos habremos hecho que nos vean, nos habremos sentido un poco utiles, y eso hoy día ya es algo, que está el futuro muy negro y las nuevas generaciones muy setas.... :p

    (aquí una que corrió delante de los grises en brazos y gritaba Felique! con una banderita en la mano sentadita en el carrito de ruedines de la época, y como hemos cambiado, nchts....)

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes cuál es el problema?. Que la gran mayoría de la gente se toma la huelga como un festivo. Por eso creo que la medida no sirve y, además, llega tarde. Esto tenía que haber sido cuando la cosa empezó y no ahora que vamos como el culo :-(

    ResponderEliminar
  3. Yo sí fui. A la huelga y a la playa.

    ResponderEliminar